Los reflectores pocas veces se han posado sobre él y no es por falta de méritos, pues en su palmarés se destacan cinco títulos nacionales, dos campeonatos nacionales y siete pódiums internacionales; es callado pero no introvertido y quizá sea por esa misma personalidad, que su presencia en ocasiones no hace mucho eco. No usa trajes llamativos, casi siempre se le ve de pantalón negro y buzo rojo o viceversa.

Su bicicleta tampoco tiene un color vistoso, combinando perfectamente con su casco y zapatillas blancas. No es de los que pide fotos y no está pendiente de las cámaras, dejando que todo el espectáculo se traslade a la pista y es justo ahí, donde es todo lo contrario.

Foto: @duveralexperez

Cuando Mateo Carmona rueda, cualquiera que lo observe desde la tribuna o a través de una pantalla, es testigo de una exhibición de técnica y precisión, características que viene puliendo desde hace 12 años y que ha mostrado hasta ahora en las mejores pistas de ocho países (Azerbaiyán, Brasil, Bélgica, Bolivia, Chile, Colombia, Ecuador y Estados Unidos).

En su segundo año como júnior, ha sido uno de los animadores de la categoría de championship, además de uno los constantes finalistas de las diferentes válidas del Campeonato Nacional y la Copa Internacional Mariana Pajón.

Foto @duveralexperez

Si el año terminara hoy, ¿cuál sería el balance que realizarías del 2019?

Quedo muy satisfecho, aunque todavía quiero seguir mejorando. Este año he hecho cinco pódiums y en todos he quedado segundo, entonces falta trabajar para ese primer puesto.

¿Qué te ha faltado para colgarte ese oro?

Mente, me ha faltado más confianza. He ido liderando las finales y me pasan ya llegando a la meta.

Cuando se es championship, la forma de ver el deporte es distinta ¿has sentido un poco de peso con el cambio de categoría?

Yo disfruto mucho y me apasiona mucho hacer bicicross. Yo me proyecto como un profesional en este deporte y la verdad lo disfruto y no lo veo como un peso. A mí me pueden decir que hay entrenamiento en la mañana y luego en la tarde y yo entreno sin problema, porque a mí me gusta hacer esto.

¿Actualmente el bmx es tu eje de vida o te has imaginado haciendo otras cosas?

En el momento, yo solo me visualizo en este deporte. Obviamente hay que tener algún otro plan, pero mientras se pueda seguiré practicando bicicross.

Foto @duveralexperez

¿Tienes algún agüero precompetitivo?

El día antes de la carrera, a mí me gusta vestirme con la ropa con la que voy a competir. Me pongo todo el uniforme: pantalón, buzo, casco y guantes. Y el día de carrera, me gusta levantarme temprano para meditar.

Un entrenador que te haya marcado…

Rubén, el profe de Los Bacalaos. Él fue en el entrenador que me pulió. Con él tuve muy buena relación y me ayudó mucho con lo técnico y lo físico.

Ahora estoy con Jorge Wilson. También estoy muy agradecido con él, me ha aportado mucho y su grupo de trabajo es muy bueno. Él es una persona muy apasionada, se le notan las ganas de que mejore el deportista y cualquiera que vaya con él, siempre va a sacar algo bueno.

¿Qué tipo de corredor te consideras?

Yo me considero un corredor limpio. No me gusta ser de los que van y cierran o se le hace a este corredor al lado porque salgo mejor y lo puedo cerrar. Me gusta correr por lo mío y que todos disfrutemos de lo que estamos haciendo. Me gusta aportar para un ambiente idóneo dentro de la pista.

Este artículo hace parte de la edición de septiembre de nuestra revista. Léela completa aquí.